(300) Days of Belgium

Y de hecho son 307.

(150)

leave a comment »

Ya yo no sé lo que es pararse a las cinco y media de la mañana, para que te vayan a buscar y te lleven al colegio, y estar ahí, sin falta, a las seis y treinta y cinco, con la misma gente, el mismo salón, la misma rutina, sin ningún rastro de impredecibilidad. Ya no sé lo que es caminar por los pasillos cuando los profesores no estaban, ni lo que es pasar dos horas en la cancha teniendo discusiones semi-filosóficas porque es una de las tres semanas al mes en las que a Henry le da por no hacer nada. Ya no sé lo que es usar un uniforme, ni cambiar de ruta porque viene la directora. Ya no sé lo que es una clase de religión, ni una semana cultural, ni un primer día de clases, ni cambiar de blanco a celeste, o de celeste a beige. Ya no sé lo que son los últimos días de quinto año, las peleas entre secciones, hablar mal de la gente, los chismes acerca de los demás salones.

Y así, como si nada, sin darme cuenta, porque el tiempo vuela, ya llevo ciento cincuenta días aquí. Estoy a la mitad. Se ha pasado inmensamente rápido, y al mismo tiempo ha pasado tanto, que lo siento como toda mi vida. Hay gente que ha llegado y se ha ido, que ha entrado y que ha salido… a veces quisiera volver, porque mi vida en mi casa es más fácil. Pero hay tantas cosas aquí, que bajo ninguna excusa lo haría.

Un brindis, a lo que viene.

Anuncios

Written by Chronically Retold

enero 25, 2011 a 7:13 pm

Publicado en Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: