(300) Days of Belgium

Y de hecho son 307.

(73)

leave a comment »

 

Maracaibo, Venezuela.

Ésa de ahí arriba es mi ciudad. Más bonita de lo que es en realidad, pero ahí la tienen.

Ahí nací, crecí, viví por casi diecisiete años, me frustré, me enervé, lloré, reí, me quejé de que no hay nada que hacer, quise salir corriendo, finalmente salí corriendo. Salí corriendo por la mentalidad de la gente, por la política del país, porque no hay futuro profesional para mí ahí, y por muchas, muchas otras cosas. Pero en estos momentos no puedo evitar preguntarme, de verdad, cuánto de todo eso no estaría influenciado por mi percepción de las cosas. Porque es cierto que en los últimos meses las cosas habían empezado a cambiar. Maracaibo sigue siendo el mismo, pero de alguna manera mi mundo no se veía ya tan retrógrado. Los, digamos cinco, meses antes de venirme, me influenciaron tanto como me han influenciado los dos que llevo aquí: me empezó a gustar alguien totalmente incongruente, hice cosas que nunca había hecho y dije cosas que nunca había dicho,  y decidí que a los dieciséis años no me hacía falta saber todo de mí misma.

Hoy, a los diecisiete, aún no me hace falta.

Pero me gustaría saber un par de cosas.

Y siento que la extraño. Extraño el sol como jamás lo hubiera creído y como sólo puede entender alguien que haya tenido que aguantarse 8°C con lluvia a las tres de la tarde; extraño los tequeños, y las arepas de Nestico’s, y las empanadas grasientas de mi colegio que te volvían las servilletas transparentes. Todo eso va de sí, no hay ni que decirlo. Pero, ¿por sobre todo? Extraño eso que había empezado a sentir los últimos meses antes de venirme. La sensación de que estoy en mi mundo, en mi elemento, en mi casa, que puedo hacer lo que quiera porque después de todo, es mi caos y yo me entiendo.

Me fascina este país, y puedo acostumbrame a él. Puede llegar a convertirse en ‘casa’. Pero aún no lo es.

Dicho sea de paso que objetivamente, como país, a Venezuela no le tengo ningún amor.

Pero aquí no hay caos.

Anuncios

Written by Chronically Retold

noviembre 9, 2010 a 5:44 pm

Publicado en Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: