(300) Days of Belgium

Y de hecho son 307.

Archive for octubre 2010

(62)

leave a comment »

No sé si quedan amigos, ni si existe el amor; si puedo contar contigo, para hablar de dolor.

Viernes.

Mis uñas están hechas un verdadero desastre (mitad pintadas, mitad no), mi pelo poco a poco destiñe (la raíz es totalmente castaña y tengo secciones rojizas), ayer encontré la prueba de que mis genes finalmente me alcanzan (una cana), hoy volví a raspar un examen de Física (lo cual deja mi nota para el lapso en algo parecido a 11 o 12, dependiendo de cuánto haya de hecho sacado), en deporte fui más asco de lo normal, particularmente en volleyball (pero al menos encontré alguien con quién correr, que es tan plasta como yo), y poco a poco la temperatura desciende y yo me congelo.

No, no fue un mal día.

(No, no fue sarcasmo).

(En serio).

Simplemente me gusta quejarme, pero no ha sido ni un mal día ni una mala semana, aunque honestamente quería que se acabara, porque mañana me voy a Barcelona.

Hablando de Barcelona, el desastre con el viaje rhéto (el viaje de promoción, pues): las opciones son Barcelona, la Toscana, y Croacia. Yo quiero ir a Croacia y la Toscana, aunque ya la conozco, no me molestaría en lo absoluto. Barcelona, no quiero ir, porque es exactamente lo mismo que ya haré esta semana, pero parece ser que la mayor parte de la gente es lo que quiere. Y no me ayuda que el viaje a Croacia, es 200 euros más caro que los otros dos. En fin que es un desastre.

Cada vez se me va quitando más la pena, o no sé si es tanto la pena como una incapacidad extraña de acercarme a la gente. En cierto modo, ahora que lo veo de esa manera, tiene algo que ver con la procrastinación, ¿no? Procrastinas acercarte a alguien, como si de alguna manera pensaras que va a haber otro momento en el que va a ser más fácil o vas a estar más listo. En esa esperadera, se te van muchas cosas.

No sé si ya lo he dicho aquí, pero me emociona volver. No es que tenga ganas de volver, ya estoy bastante acostumbrada a estar aquí, pero me emociona el montón de cosas que tengo planeado hacer cuando vuelva. Se me preparan porque voy con todo.

Sin embargo, por lo pronto, lo que nos ocupa es Barcelona. Creo que tendré muchos regalitos que comprar… evidentemente tendré que comprarle algo a la familia con la que estoy, también a las gemelas, y bueno, otras dos personas más. Y eso nada más la gente de aquí, después vienen las cantidades de cosas que voy a guardar por ocho meses más, acumulando polvo. Me gustaría comprar un globo terráqueo para mí, pero así de los pequeñitos, no me traje ninguno y me hace falta.

La canción de Puede Ser la escucho casi todas las mañanas cuando voy camino al colegio; música en español es casi lo único que me provoca escuchar, y particularmente esa, por la letra, no sé, me inspira. Sólo digo.

Written by Chronically Retold

octubre 29, 2010 at 1:02 pm

Publicado en Uncategorized

(58)

leave a comment »

¿Sabes? No puedo evitarlo. No puedo evitar ser tan profundamente elitista; no puedo evitar que mi subconsciente escoja por mí, la gente que me interesa y la que no, sin consultarme y con unos criterios tan imposibles de llenar por la población general. No puedo evitar querer, con todas mis fuerzas, acercarme a la gente como tú; no sé qué es lo que tienen, tú y el resto, pero es la tercera vez, en menos de cuatro años, que me pasa algo parecido. A lo mejor se te ocurra que no es asunto mío preguntar, pero lo dudo. Tú también cuentas, tú también hablas, y es igual que las veces anteriores. Es como las bases del ADN, la citosina con la guanina y la timina con la adenina (¿es así? no me acuerdo, la verdad); yo soy la timina y cada vez que encuentro una adenina siempre se crea una conexión. Qué clase de conexión, eso todavía está por verse. Yo misma no estoy muy clara al respecto; me siento de trece años otra vez, con ese concepto de interés que quiere significar infinidad de cosas.

Written by Chronically Retold

octubre 25, 2010 at 4:21 pm

Publicado en Uncategorized

(57)

leave a comment »

Domingo, una vez más.

Ni viernes ni sábado me dio chance a escribir aquí; ayer hubiera podido pero el estado en el que llegué era tal que me estaba quedando absolutamente dormida en la cena de una manera horrible (me fui a acostar a las 21h30), y hasta en el tren, que no era cualquier tren. Daba miedo el condenado. Estábamos una australiana y yo, cuando nos montamos se estaban montando también unas españolas y una dice “Este es el tren fantasma” y de verdad que lo parecía. Tenía pinta de metro de París no a las 12 de la noche, pero sí como a las 10, vacío y viejo y bueh. No tenía miedo porque no estaba sola y realmente no creía que me fuera a pasar nada, pero de verdad que el ambiente que daba era feito.

La estadía en Brujas fue genial. Me enteré que la gran mayoría de la gente se queda sólo hasta diciembre/enero; en estos momentos no me viene a la mente ni una sola persona de las que trato, que se quede hasta junio. Conocí a dos australianas que están aquí desde enero y son lo máximo, y una de ellas tiene exactamente las mechas que me quiero hacer yo en el pelo. Es muy divertido porque hablamos en un Franglais espectacular, todo el rato pasando de uno a otro y cuando estábamos intercambiando números era a lo “English or French?” “N’importe” y terminábamos dándolos en francés.

El viernes fui de nuevo al Tam-Tam, que es el bar donde fui en mi cumpleaños. Nunca voy a superar que aquí los padres te dejan salir de la casa, sin que tengas la más remota idea de con quién te vas a devolver, y se acuestan a dormir y tú llegas a la hora y de la manera que te dé la gana.

Finalmente probé el caipirinha, no está mal pero tampoco es nada del otro mundo. El que sí me encantó fue el ‘Agua de Mar’ que me tomé luego, que es Cointreau con jugo de naranja. Me di cuenta que mi francés borracha es mucho mejor que mi francés sobria, y también me di cuenta de que soy verdaderamente incapaz de querer relacionarme con una persona que tenga una estabilidad psicoemocional decente. Es decir, ya eso lo sabía desde hacía tiempo, pero me acabo de dar cuenta que de verdad es una imposibilidad física, y lo peor es que es totalmente inconsciente, es como un detector instintivo.

Written by Chronically Retold

octubre 24, 2010 at 11:10 am

Publicado en Uncategorized

(54)

leave a comment »

Jueves.

La semana mejora, pero mi ánimo no. Justo en estos momentos no sé qué hago en la computadora cuando sé que me deprime, y bueno, no me gusta estar en la casa. No es que no me guste la casa, ni la gente, no es eso, son súper simpáticos conmigo y todo lo demás. Todo bien. Pero a veces siento que no estamos en la misma onda, ¿sabes? Yo soy una persona increíblemente reservada y los hijos de esta gente son todos extrovertidos, habladores, etcétera. No están acostumbrados a gente como yo.

(Y yo no estoy acostumbrada a que la gente espere de mí que hable.)

En el colegio, en aspectos generales mejora. Hoy salí del famoso examen del libro que estaba leyendo, Meurtres pour mémoire, y tengo que decir que para no haberlo ni siquiera terminado, me fue bastante bien. Mucho mejor de lo que creía, de hecho. La clase de Moral me gusta aunque me gustaría que fuéramos menos. Inglés es un dilema, porque por una parte es la clase más fácil que tengo, por otra, a la profesora le encanta que hable y vive hablando bien de mí y yo me siento un poco expuesta. (De algunas cosas que ha dicho, deduzco que los profesores han hablado de mí y lo que es más, han hablado bien de mí. No puedo ser una persona tan atípica, ¿sí?). También es un poco torturante, pero por otras razones.

(Razones como que justo en frente tengo una fuente de distracción que no termino de analizar.)

Hablando de las cuales: odio mi horario. Así como que mucho. El horario provisional que tenía antes estaba perfecto, y este no está tan mal tampoco, no en sí, pero lo que odio del cambio es que hay gente que antes veía en casi todas las clases y con quienes tenía horas libres, que ahora no veo sino en Inglés y Francés. Lo que sea que controle esas cosas, no entiende, que en estos casos a mí ya de por sí me cuesta decidirme, como para que me estén quitando oportunidades. No que tenga, pero bueno, necesito salir de esa cuestión de una vez. Porque me consume. Si pienso en eso no pienso en más nada y la cosa no puede seguir así, o es sí o es no pero es ya.

(Una cosa es decirlo aquí y otra cosa es acercarme y preguntar.)

Written by Chronically Retold

octubre 21, 2010 at 3:22 pm

Publicado en Uncategorized

(53)

leave a comment »

 

Porque hoy me vestí de morado.

 

Miércoles.

La maravillosa semana que ha sido sigue su curso, aunque tengo que decir que hoy fue sólo la mitad de malo que ayer. Estoy pasando, a pesar de que en la primera entrada dije lo contrario, por una etapa de homesickness, pero sé que todo se debe a la semana menos que ejemplar que he tenido.

Hoy me quedé otro rato en el colegio por reunión de Oxfam. Oxfam es una organización benéfica y la verdad no sé muy bien describir el asunto aquí, búsquenlo por ahí en Wikipedia si les interesa; el caso es que, seré honesta, me metí bastante por obligación porque gracias a la organización con la que estoy aquí en Bélgica, tengo que entregar un dossier y una de las cosas que tengo que meter es algo así por el estilo, hay que hacer algún tipo de beneficencia. Pero tengo que decir que me agrada, la que dirige el asunto es la profesora de Moral (la cual es la mejor materia que tengo. Viene a ser algo así como Filosofía, y como nota aparte aparentemente a madame le encantó mi examen del otro día, era sobre la objetividad y el sentido de la vida y no me acuerdo de qué más, pero sí recuerdo que me inspiré, yo siempre me inspiro en esas cosas.), y la gente que está es de lo más agradable también.

Voy a decir por primera vez aquí, que me están entrando ciertas dudas acerca de la física. Sí, sí, yo sé, ahora es que vengo a decir eso, pero la cuestión es que la física es algo tan concreto que ahora examinando bien la cuestión no sé si me termina de cuadrar. En clase, cuando toca hacer los ejercicios, me aburro. Los sé hacer, pero no me causan interés… cuando estaba en Venezuela pensé que era culpa del profesor mediocre que tenía, pero aparentemente no. Las experiencias y la teoría pasa, sin problemas y me intereso; hoy la profesora estaba explicando flujo magnético y yo escuchándola súper atenta, pero cuando me toca hacer ejercicios, que son siempre todos iguales, simplemente aplicar una fórmula, sin prácticamente nada de razonamiento…

Par contre, la matemática me encanta. Si me piden razonar algo o hacer una demostración, me quedo mil años concentradísima. Aparentemente soy una persona de abstracciones. Y lo loco es que también me fascina todo lo que es antropología, filosofía, etc. Y digo yo, ¿no habrá manera de hacer como hacían los intelectuales de antes? Ser a la vez un poco matemático, un poco físico, un poco filósofo, un poco artista. Después de todo, la especialización es para los insectos. (Fue Robert A. Heinlein que dijo eso. Hay otra cita de él que me gusta pero en estos momentos no recuerdo cuál es, la buscaré luego.)

Written by Chronically Retold

octubre 20, 2010 at 2:28 pm

Publicado en Uncategorized

(52)

leave a comment »

Strawberry.

Estaba comiendo fresas y eran tan bonitas que me dieron ganas de tomar una foto. El fondo es una hoja de papel y tiene unos retoques de contraste hechos en Photoshop.

 

Martes.

Hoy no ha sido un buen día, y yo necesito acabar con esta semana lo más rápido posible, y salir viva de ella. Creo que si logro sobrevivir todo irá bien, el viernes en la noche voy a un bar con la gente del colegio, el mismo bar que había ido la otra vez en mi cumpleaños. El sábado voy otra vez a Brujas (la semana pasada fui con el colegio), esta vez con los demás estudiantes de intercambio. Si debo ser honesta ya no le tengo demasiada confianza a mi coordinadora, la muchacha que se está quedando en su casa ha tenido varios problemas y por como me describe la cuestión, no sé, intento sacármelo de la cabeza pero es algo complicado. Pero será bien ver a la gente de nuevo. Y el sábado de la otra semana salgo finalmente para Barcelona.

El jueves hay una conferencia de matemáticas en la Universidad de Mons, creo que iré. Debe ser interesante. Estos últimos días he estado revisando mucho las cuestiones de la universidad y aunque todavía falta un poco, no es como para quedarse ahí quieto. Es gracioso porque los trámites los empezaré cuando vuelva el año que viene y hace un año hubiese dicho que me quedaba el tiempo del mundo, pero ya no lo siento así, he estado revisando los dossiers y todo eso a llenar y ya incluso estoy planeando las cosas que haré cuando regrese. No quiero volver a caer en el estado vegetativo que siempre sufro en vacaciones, aunque la verdad ya en estas últimas estaba mejorando. Pero empezaré a trabajar, la verdad no sé si existe manera de que me acepten para dar clases en la Alianza Francesa, pero haré el intento; me gustaría también empezar algún curso o algo así, de cine probablemente, es algo que me gusta y en ese tipo de cosas siempre se conoce gente interesante. Y los trámites para la universidad empiezan en noviembre, tengo que presentar el DALF y otro poco de cosas. En fin.

Ahora en febrero aparentemente me toca hacer una pasantía en alguna universidad o Haute École o en fin, algún establecimiento de educación superior. Digo aparentemente porque en la hoja habla de ‘éléve régulier’ (alumno regular) y yo soy ‘éléve libre’ (alumno libre), así que tengo que preguntar, pero lo más seguro es que sí la haga.

Creces tanto, haciendo estas cosas, creces tanto.

Written by Chronically Retold

octubre 19, 2010 at 4:56 pm

Publicado en Uncategorized

(50)

leave a comment »

Hoy es domingo. Eso quiere decir, día de hablar con la gente que sigue en Venezuela y que de alguna u otra manera, supuestamente, les hago falta. Yo no sé por qué, no puedo. Me hace falta la comida, eso seguro (hoy le dije a mi mamá que cuando vuelva me va a recibir con una arepa de Nestico’s, una de Santa Rita, un patacón de Chops, y una caja de tequeños de unos que venden por mi casa); y de vez en cuando me hace falta estar en mi cuarto, saber dónde estoy, estar segura de mí misma. Lo cual es gracioso porque en verdad creo que nunca lo he estado, pero supongo que cuando te toca defenderte en un idioma que no manejas del todo bien, te das cuenta de lo verdaderamente fácil que es hablarle a la gente. Quien me conozca estará harto de oírmela repetir, pero es que hay uan frase que cada vez cobra más sentido para mí:

I used to feel so alone in the city. A gazillion people and then me, on the outside. Because how do you meet a new person? I was very stumped by this for many years. And then I realized, you just say, Hi. They may ignore you. Or you may marry them. And that possibility is worth that one word. *

Cada vez me doy más y más cuenta, de lo fácil que es decir ese ‘Hola’. De lo paranoico que es ponerse a pensar en las mil y un reacciones que la gente podría tener, de lo mucho que la gran mayoría de la gente agradece una sonrisa o un Ça va?** en el momento correcto.

 

* Solía sentirme tan solo en la ciudad. Cantidades de personas y luego yo, por fuera. Porque, ¿cómo conoces una nueva persona? Eso me detuvo por muchos años. Y entonces me di cuenta, simplemente dices, Hola. Puede que te ignoren. O puede que se casen contigo. Y por esa posibilidad, vale la pena esa única palabra.

**¿Cómo estás?. Literalmente, ¿Va bien?

Written by Chronically Retold

octubre 17, 2010 at 7:43 pm

Publicado en Uncategorized